Envíos a Todo México

Las tarjas industriales son una de las partes más importantes cuando se quiere mantener la higiene de una cocina. Permiten un acceso rápido al agua y además son un espacio ideal para mantener divididos los trastes sucios de los limpios. Por eso es muy importante considerar todas las ventajas de tener una buena tarja en tu restaurante.

¿Cuántos tipos de tarjas existen?

Cuando hablamos de tarjas, nos encontramos con que existen muchos tipos de materiales, formas y tamaños. Cada una ofrece sus ventajas;  por eso se debe pensar qué es lo que se busca antes de elegir la más cara o barata. De lo contrario, se corre el riesgo de hacer un gasto innecesario o simplemente terminar comprando una que no se adecúe a lo que se necesita.

El espacio es quizá una de las principales características a considerar.  Se pueden encontrar tarjas industriales que tengan una, dos o hasta tres tinas. Aquí es donde se recomienda establecer qué tan grande es la zona que se planea destinar para la limpieza de los tratos y del resto de los instrumentos de cocina.

Si se tiene un espacio reducido, se recomienda tener una sola tina, esto porque se puede aprovechar de mejor manera el área que conectará la tubería.

Si el espacio no es un problema, se puede optar por tener una tarja con dos o tres gabinetes, en muchas ocasiones esto permite dividir los utensilios de manera más efectiva y hasta colocar un triturador de basura si es necesario.

¿Y los materiales?

Existen muchos tipos de materiales para una tarja, pero usualmente se suele utilizar acero inoxidable, granito, mármol, acero esmaltado, cerámica y hasta productos sintéticos como corian y silestone.

Hasta el día de hoy, el material más utilizado es el acero inoxidable por la cantidad de beneficios que ofrece. Con una tarja de este tipo,  se puede garantizar una gran resistencia,  una alteración nula al sabor de la comida, una alta resistencia a la corrosión y un mantenimiento relativamente menor al resto de los materiales.

Asimismo, también es importante mencionar otros materiales como el cobre o incluso hierro fundido.

Gracias a sus propiedades anti bacteriológicas, el cobre ha tomado mucha popularidad en los últimos años, sin embargo cuando se quiere mantener un buen aspecto en la cocina, se recomienda una tarja hecha de cerámica.   Por su parte, el hierro fundido puede ser muy resistente, pero cuando su uso es constante, puede presentar abolladuras difíciles de borrar.

Pero… ¿Y la instalación?

La instalación es uno de los puntos más importantes cuando compras una tarja. Cuando ya has decidido el tamaño y las dimensiones que ocupará en tu cocina,  debes elegir la forma en la que se va a colocar.

Puedes elegir si irá bajo cubierta, con un terminado frontal, montada en una pared, sobre un marco metálico o en otra superficie, todo depende de los gustos del usuario.

Si quieres conocer las alternativas que tienes, no dudes en visitar Cookinox. Contamos con un amplio contenido en productos hechos a la medida de tus necesidades.


Envíos a Todo México

Atrás
error: Contenido protegido